Add TAGS to your cases to easily locate them or to build your SYLLABUS.
Please SIGN IN to use this feature.
http://lawyerly.ph/juris/view/c2bb7?user=fbGU2WFpmaitMVEVGZ2lBVW5xZ2RVdz09
[VICTOR P. HERNANDEZ](http://lawyerly.ph/juris/view/c2bb7?user=fbGU2WFpmaitMVEVGZ2lBVW5xZ2RVdz09)
{case:c2bb7}
Highlight text as FACTS, ISSUES, RULING, PRINCIPLES to generate case DIGESTS and REVIEWERS.
Please LOGIN use this feature.
Show printable version with highlights

[ GR No. 47506, Dec 14, 1940 ]

VICTOR P. HERNANDEZ +

DECISION

71 Phil. 88

[ G.R. No. 47506, December 14, 1940 ]

VICTOR P. HERNANDEZ, DEMANDANTE Y APELADO, CONTRA THE MANILA ELECTRIC COMPANY, DEMANDADA Y APELANTE.

D E C I S I O N

DIAZ, J.:

Esta es una causa que se apelo directamente al Tribunal de Apelaciones, pero que fue elevada despues a este Tribunal porque a juicio de aquel, la unica cuestitfn que hay que resolver es si la sentencia del Juzgado de Primera Instancia de Manila, en cuanto condena a la demandada y apelante Manila Electric Company a pagar al demandante y apelado la cantidad de P234 y las costas, esta arreglada a derecho. o no,

Es verdad que en el alegato de la apelante se apuntan varios errores, cuales son, por ejemplo, el de que segun ella, se declaro que el choque entre el automovil del demandante y el tranvia de la demandada fue debido a la negligencia del motorman del ultimo; el de que, aun asumiendo que el motorman del tranvia de la demandada fue negligente, no hubo negligencia contributiva de parte del demandante; y el de que, en vez de absolver a la demandada por haber empleado la debida diligencia de un buen padre de familia para evitar dafios, le condend a pagar la indicada suma de P234.

La razon que tuvo en cuenta el Tribunal de Apelaciones para no conocer de la causa en apelacion fue la de que, aunque en el alegato de la apelante se suscitan cuestiones de hecho, carece de competencia para revisar las conclusiones de hecho del Juzgado de origen, porque la apelante no discutio los hechos declarados probados por dicho Juzgado mientras la causa se hallaba alii, habiendose limitado a suscitar solamente una cuestion de derecho cuando presento su mocion de nueva vista, diciendo entonces que la sentencia era contraria a la ley. Nada dijo respecto a si los hechos probados sostenian la referida sentencia o no.

El articulo 138 del Codigo Administrativo, segun quedo enmendado por el articulo 2 de la Ley No. 3 del Commonwealth, no da a este Tribunal ni le da tampoco otra ley, facultad para revisar los hechos en las causas apeladas al mismo, cuya cuantia no llega a P50,000. Su facultad en dichos casos se limita a resolver las cuestiones de derecho que las partes suscitan. Asi pues, todos los errores apuntados en el alegato de la apelante, excepto aquel en que se suscita la cuestion de si la sentencia esta arreglada a derecho en cuanto le condena a pagar al apelado la indicada suma de P234, no deben ni pueden ser objeto de consideracion en esta instancia. Debemos atenernos a los hechos declarados probados por el Juzgado de origen, y todo lo que nos queda por hacer es determinar si, segun dichos hechos, la conclusion a que el Juzgado llego, condenando a la apelante en la forma indicada, esta arreglada a derecho.

He aqui los hechos declarados probados por el Juzgado de origen, empleando sus mismas palabras:
"La preponderancia de las pruebas esta en favor del demandante en lo que respecta a la negligencia. El Juzgado cree que el conductor Justino Devera, de la demandada, es culpable de dicha negligencia y que en aquella ocasion esta,ria tan distraido mirando al otro tranvia que venia a su encuentro, que no se fijo que el automovil del demandante estaba ya parado en los mismos rieles donde su tranvia habia de pasar, percatandose de la presencia de dicho automovil cuando estaba ya a una distancia muy corta del mismo. El Juzgado acepta la afirmacion del referido conductor Justino Devera, de que puso el 'reverse' a su maquina, pero que estaba su coche tan cerca del automovil del demandante que estaba parado, que fue imposible evitar el choque. No se puede creer la afirmacion de dicho Justino Devera, de que estando casi parado el cochf del demandante a una distancia de dos metros del lugar del choque, "dicho automovil, aprovechandose de la velocidad que tienen los automoviles, siguio su camino hacia el punto No. 4. Esta teoria de Justino Devera no puede ser verdad. Dicha teoria rine con la experiencia, con la verdad y con las leyes fisicas, porque colocados el automovil y el tranvia a aquella distancia de dos metros del punto No. 4, el tranvia debio haber llegado antes a dicho punto, por lo mismo de que estaba en marcha, si bien lentamente, mientras que era imposible que el automovil llegara al mismo tiempo que el tranvia al punto No. 4 porque teniendo que veneer dicho automovil la inercia, arrancando en primera y despues en segunda, que necesariamente habria de retardar su marcha, no era dable que dicho automovil llegara al punto No. 4 a la vez que el tranvia: es decir, que bajo estas circunstancias por virtud de las cuales el automovil tenia que llegar al punto No. 4 con posterioridad a la llegada del tranvia, dicho automovil si habia de ser chocado, el choque tendria lugar entre la parte delantera del tranvia y la parte delantera del automovil. Pero como esta probado, segun la fotografia Exhibito B, que la parte chocada del automovil es la parte casi posterior, el Juzgado tiene que concluir necesariamente que dicha teoria del motor man o conductor no es verdad por no justificarla los hechos. La unica explicacion que se puede dar al accidente es que el automovil del demandante, viendo que el tranvia No. 303 estaba aun lejos, siguio su camino, pero que impedido por'el tranvia No. 305 y por otros automoviles que venian de la Legislatura, se vio precisado a detenerse en el punto No. 4 donde fue chocado, y que mientras esto ocurria con el automovil del demandante el motorman o conductor Justino Devera, distraido porque miraba hacia el otro tranvia que venia de la parte opuesta, no se habria fijado en el automovil del demandante que no solamente cruzaba los rieles sino que se habia detenido encima de dichos rieles. Cuando el dijo al Dr. Jaime que el choque ocurrio porque sus frenos estaban en mal estado, indudablemente estaba animado a recurrir a un subterfugio o excusa de momento, como suelen hacer los que incurren en negligencia con dano o perjuicio a otras personas.

"Mientras, pues, el Juzgado encuentra perfectamente razonables y verosimiles los hechos probados por el demandante, halla que los probados por la demandada en relacion con la negligencia rinen con la razon, con la experiencia y con las leyes fisicas.

"El unico punto que tiene que decidir el Juzgado es si, probada como esta la negligencia por parte del conductor o motorman de la demandada, The Manila Electric Co., esta no tiene ninguna responsabilidad por haber desplegado y ejercido la diligencia de un buen padre de familia para evitar los danos causados al demadante. "El testigo Eligio Gumatay declard que el es instructor de la Meralco y que por espacio de un mes y medio ha estado instruyendo y entrenando a Justino Devera en el mane jo de los tranvias, cdmo hacerlos parar, como debe ir por las calles, ddnde tiene que cruzar los pasos de nivel de un ferrocarril, como debe recoger y dejar pasajeros, como debe conducirse cuando llega a las esquinas, cuando cruza un puente o cuando esta en calles donde hay mucho trafico. Dijo asimismo que el conductor Justino Devera ha pasado las varias pruebas a que son sometidos los estudiantes para motorman. Declaro tambien que ningun tranvia sale del garage sin la previa inspeccion pues cada coche que sale a la calle es detenido antes por treinta minutos para dicha inspeccion previa que se hace por los mecanicos. Si se encuentra algun defecto en un, coche durante esos treinta minutos, el mismo es reparado a fin de que una vez en la calle pueda prestar servicios eficaces sin peligro para nadie.

"Justino Devera, al hablar de su debido entrenamiento, dijo que lleva ya siete afios de motorman en la Meralco.

"En vista de todas estas pruebas aportadas por la demandada, ipuede eximirsele de toda responsabilidad civil en concordancia con lo proveido en el ultimo parrafo del articulo 1903 del Codigo Civil? Este Juzgado cree que no. Esta probado que el conductor Justino Devera, cuya negligencia ha sido la causa directa de los danos causados al demandante, estaba solo en dicho coche que iba vacio. Por otro lado, no hay prueba alguna de que algun inspector o supervisor de la compania estuviese en los alrededores para inspeccionar o supervisar debidamente los tranvias vacios que van manejados por una sola persona sin estar acompanada por nadie. En opinion de este Juzgado, la compania demandada no ha ejercido la diligencia de un buen padre de familia, pues los conductores de tranvias, sobre todo cuando van vacios, deben ir acompanados por alguien cuando transitan por las calles de la ciudad. Un conductor o motorman que lleva en su coche pasajeros, ademas de dos empleados de la corporacion, suele ser mas cuidadoso porque sabe que detras de el hay muchos ojos que le miran y le vigilan. Cuando van solos son susceptibles a quedar distraidos, como ha pasado en el caso presente. Loscamiones de carga y de pasajeros que viajan por las calles de la ciudad, raras veces van con el chofer solo; casi invariablemente alguien va a su lado, aunque estuviera sin carga el coche que maneja, pues cuatro ojos ven mejor que dos. Si esto lo hacen esos camiones, con mayor razon debe hacerlo la compania demandada para evitar dafios y perjuicios a las personas que tienen tanto derecho como dicha demandada al uso de las calles de la ciudad.

"El Tribunal Supremo de Filipinas, en la causa de Lilius vs. Manila Railroad Company (59 Jur. Fil., 800), ha dicho:

"* * * The diligence of a good father of a family, which, the law requires in order to avoid damage, is not confined to the careful and prudent selection of subordinates or employees but includes inspection of their work and supervision of the discharge of their duties'"
Otros hechos que el Juzgado a quo declaro tambien probados son que por efecto del choque del tranvia de la apeJante con el automovil del apelado, el ultimo sufrio danos, y que para su reparation hubo de incurrir su dueno en el gasto de P234. Siendo todo esto asi, es inevitable la conclusion de que la apelante reembolse al apelado la expresada cantidad en virtud de las disposiciones del articulo 1903 del Codigo Civil.

Por tanto, confirmamos la sentencia apelada, con las costas a la apelante. Asi se ordena.

Avanceña, Pres., Imperial, Laurel, y Horrilleno, MM., estan conformes.

Se confirma la sentencia.

tags