Add TAGS to your cases to easily locate them or to build your SYLLABUS.
Please SIGN IN to use this feature.
http://lawyerly.ph/juris/view/c2b53?user=fbGU2WFpmaitMVEVGZ2lBVW5xZ2RVdz09
[EL PUEBLO DE FILIPINAS](http://lawyerly.ph/juris/view/c2b53?user=fbGU2WFpmaitMVEVGZ2lBVW5xZ2RVdz09)
{case:c2b53}
Highlight text as FACTS, ISSUES, RULING, PRINCIPLES to generate case DIGESTS and REVIEWERS.
Please LOGIN use this feature.
Show printable version with highlights

[ GR No. L-592, Mar 02, 1949 ]

EL PUEBLO DE FILIPINAS +

DECISION

83 Phil. 4

[ G.R. No. L-592, March 02, 1949 ]

EL PUEBLO DE FILIPINAS, QUERELLANTE Y APELADO, CONTRA CARLOS DAYRIT, ACUSADO Y APELANTE.

D E C I S I O N

PABLO, M.:

En una noche del mes de Junio de 1944, el acusado y unos nueve soldados de la constabularia, todos armados con rifles y revolver, ordenaron bajo amenaza a Francisco Santos en su casa en el barrio de San Jose del municipio de San Fernando, Pampanga, que bajase, y apenes ponfa los pies en tierra le arrestaron porque era organizador de guerrilla. Le ataron las dos manos en su espalda y los pies. Despues de amarrado, el acusado le did pufietazos en el abdomen, preguntandole si alguien le conocia en la vecindad. Francisco Santos le dijo que un vecino suyo le conocia, y es Juanito Santos. Le ordenaron que le despertase. Al llegar en tierra Juanito, le preguntaron si es verdad que conocfa a Francisco, Y cuando dijo que si, pero que no era guerrilla, le maltrataron por no haber dado cuenta a la constabularia de las actividades de Francisco. El acusado pego varias veces a Francisco con una pieza de cana del tamano de su brazo, obligandole a admitir que era organlzador de hukbalahaps, y todo ful inutil. Cuando iban en direccion al pueblo de San Fernando, el acusado ordene a Francisco que echara a corretal vez con la idea preconceblda de pegarle un tiro pero este no quiso, entonces le dio un puntapil por el cual cayo al suelo. El acusado piss su cabeza. Al llegar al pueblo le metieron en el calabozo en donde estuvo por tres dias bajo continuos maltratos por no querer admitir que era organizador de guerrillas. Cansado ya de tantas torturas, se allano a firmar una declaracion en que admltio que tenia conexion con los hukbalahaps y que les habia proporcionado alimento. Despues de firmar la declaracion, a propuesta de Henciong Yengco, le dejaron libra; pero que fuera antes a la casa municipal para estrechar la mano del acusado. Si este no gozaba de marcada influencia en la jefatura de la guarnicion japonesa en San Fernando por su adhesion, no le hubieran concedido sus compañeros torturadores los honores de una vlslta de un preso maltratado. Y para que Para rendirle tributo de pleitesia y para agradecerle el favor de no haber sido matado.

En la mañana del 11 de Junio de 1944, el acusado y otros doce soldados de la constabularia, todos armados, arrestaron a Felipe Sembillo en su casa en Mexico, Pampanga, porque era miembro de la guerrilla, y fue llevado en carromata a San Fernando. Al dia siguiente, soldados de la constabularia y del ejlrcito japone's obligaron a la gente del pueblo a que se reuniera en el patio de la Iglesia para ver alguna exhibiciton. El acusado con dos soldados de la constabularia llamados Lorenzo Manalang y Emilio Magat acompanaron a Sembillo al lugar de la ejecucion, y le amarraron desde los pies hasta el cuello a las rejas de hierro que circundan el atrio de la iglesia, y de un tiron, le arrancaron parte de su camisa con la cual le vendaron los ojos. Para impresionar mas al pe blico, tres mujeres que son miembros del BUDC (Barrio Unit Defense Corps) de los Huks, fueron tambien amarradas al lado de Sembillo. Despues de pronunciar un discurso el Cap!tan Antonio de la Constabularia, diciendo que Sembillo deba ser ejecutado por ser guerrilla; que las tres mujeres tambien serian ejecutadas si no confesaban su conexion con las guerrillas; que el pueblo no debla imitarles; que los presentes deblan aconsejar a sus amigos y parientes guerrilleros a que se rindieran, el constabulario Emilio Magat con la bayoneta calada en un rifle did un pinchazo a Sembillo debajo de su tetilla derecha y Lorenzo Manalang con el mismo rifle le did otro bayo-netazo debase de la tetilla izquierda. Sembillo, por el dolor de los dos bayonetazos, hizo esfuerzos para desasirse de las llgaduras, y pronuncid algunas palabras despidiondose de su pueblo. Al oir esto, el acusado con bayoneta calada atraveze dos veces seguldas el pecho de Sembillo desde el lado izqulerdo, eausando su muerte instantdnea. Sembillo era primer teniente, Intelligence Unit, Squadron No. 66. Su cadaver rue allevado en una carretllla por uq barrendero.

El mismo alegato de la defensa dice que no hay diferencia substancial en las pruebas de ambas partes en cuanto a la manera como los constabularios y los soldados japoneses obligaron a la gente del pueblo para reunirse en el atrlo de la Iglesia, como Sembillo fue conducido con las manos atadas, como fue amarrado en las verjas de hierro, como vendaron sus ojos con un pedazo de su camisa, y, por ultimo, como los dos soldados y el acusado le asesinaron a sangre fria.

El acusado admite que ha matado a Sembillo por orden superior, y, por tanto, no debe ser responsable. Es insostenible esa teorla. Un capitan de la constabularia no estaba autorizado para ordenar la ejecucion de un guerrillero, bajo las leyes y ordenanzas entonces vigentes. La orden dada al acusado - si en realidad la recibio - no era legal. (Estados unidos contra Garcia, 5 Jur. Fil., 59; El Pueblo de Filipinas contra Miguel M. Moreno, 77 Phil., 548.).

No consta en autos que el acusado haya recibido ordenes para dar dos bayonetazos a Sembillo. Las dos heridas inferidas por los dos anterlores agresores ya podian haber matado a Sembillo y el acusado para congraciarse con los soldados japoneses aumento innecesariamente el sufrimiento de Sembillo. Que el acusado obraba, no por ordenes superiores sino a gusto, se deduce de la manera como trato a Francisco Santos le ordeno a que bajase y si no baaba, y sus compañeros subirlan para arrestarle, y apenils habia bajado Francisco Santos, le maltratfii la tortura no termind hasta que Francisco firmo la declaracion que querian arrancar de Cuando Juanito Santos informo al acusado que conocia a Francisco pero no sabia que era guerrillero, tambiel el acusado le maltratfi para atemorizar indudablemente a los pobres ciudadanos. Si obraba solamente por la fuerza de las circunstancias y no con gusto, que necesidad tenla al de pisar la babeza de Francisco cuando habla caido al suelo debido a un puntapio que le did? Ni Atila fug capaz de cometer semejante atropello fisto demuestra el odio y rencor que sentla contra los guerrilleros y en contraposicion a este odio debia sentir adhesion cordial a los soldados japoneses. Si es verdad, como alega, que era miembro de la guerrilla bajo el filando del Comandante Cris. Hipolito, por que tuvo el valor de maltratar a Francisco Santos y Juanito Santos e inferir dos bayonetazos a Sembillo en presencia del publico, sino porque querfa sembrar el miedo y terror en el pueblo.

En los casos relatados, al encabezaba a los que haclan los arrestos: era el actor principal en las torturas y como para exhibir mejor su destreza en aniquilar a las guerrillas obraba de manera tal que sus compañeros se quedaban tamaietos. Si no estuviese cordialmente identificado con los deseos del ejercito invasor, no hubiera sido difleil para el escaparse y unirse a los guerrilleros en los montes en vez de eometer tales desaguisados. Los actos de crueldad ejecutados con osadla por el acusado en arrestar, torturar y matar son incompatibles con su defensa de que era leal al gobierno del Commonwealth y que era miembro de la guerrilla; al contrario, demuestran su incondicional adhesion a la campana de exterminio de las guerrillas emprendida por los japoneses.

La condena impuesta al acusado por el Tribunal del Pueblo de pena de muerte con las accesorias, una rulta de P10,000.00, indemnizacion de P2,000.00 a los herederos de Felipe Sembillo, esta ajustada a las pruebas y al articulo 11 del Codigo Penal Bevisado, y la mayorfa de este Tribunal vota por su confirmacion.

El Sr. Magistrado Paras con quien concurre el Sr. Magistrado Briones se ve constrenido, segun el, por las razones expuestas por el en el asunto de Pueblo contra Vilo, (82 Phil., 524) en votar a que se imponga al apelante la pena de reclusion perpetua.

El Sr. Magistrado Perfecto es de opinion que la crueldad y la ayuda de agente armada no pueden consider arse como circunstancias agravantes, por las razones que ya ha expuesto en su decision en el asunto de Pueblo contra Carmelito Victoria, G. R. No. L-369, y consiguientemente, vota por que se imponga al apelante la de reclusion perpetua.

No hay, pues, suficiente numero de votos para imponer la pena de muerte. Queda rebajada la pena a reclusion perpetua de acuerdo con el articulo 9 de la Ley No, 296, Se confirma la sentencia en todo lo demas, con costas.

Moran, Pres., Paras, Feria, Perfecto, Bengzon, y Briones, MM., estan conformes.
Tuason
, y Reyes, MM., conformes con la parte dispositiva.

tags